El almacenamiento, necesidad creciente

junio 8, 2016
Grupo Editorial

Autor

Grupo Editorial

El almacenamiento empresarial ha sido importante desde siempre. Todas las compañías han tenido el deber de dejar sus actividades y transacciones registradas, recurriendo a la tecnología para solucionar esta necesidad de espacio y organización. Sin embargo, los avances tecnológicos también han complejizado esta necesidad al generar cada vez más formatos de registro.

 Veamos:

En las empresas en general, sin importar su sector, se presentan necesidades de almacenar registros de actividades contables y operativas, videos de seguridad y hasta los ingresos de personas a las instalaciones.

Cuando se hace una retrospectiva nos damos cuenta de que, en casi todas las áreas o industrias los avances tecnológicos han permitido guardar información y mejorar la calidad de ésta. El crecimiento de estos datos es exponencial, por ejemplo en el área de la medicina, cada día surgen nuevas formas de analizar a los pacientes, y un mismo paciente se puede hacer a lo largo de su vida distintos tipos de exámenes, que posteriormente se vuelven a realizar para generar nuevos diagnósticos sobre la misma historia clínica.

En el área del diseño, la publicidad o las comunicaciones, los formatos de imagen, audio y video se han hecho cada vez más pesados, además deben ser guardadas varias versiones de los proyectos o todos los números de las publicaciones hechas, en el caso de la prensa y las editoriales.

¿Cómo se debe tratar esta información?

Sea por regulaciones o por necesidad de hacer back-ups, tiene que ser archivada por las organizaciones durante un determinado periodo de tiempo. Aunque las normas van cambiando, la tendencia es a que cada vez sea más largo el periodo de almacenamiento que éstas designan, entre 5 y 20 años por lo general, pero en el caso de las historias médicas, o los historiales académicos, esta información podría ser guardada durante décadas.

Es necesario ser especialmente cuidadosos con los elementos que involucren el know how de la compañía, ya que esta información no suele estar estructurada y esto puede impedir la diferenciación entre lo que es importante y lo que no. Igualmente, todo debe ser protegido para no poner en riesgo a la empresa, pues se registran tanto las fotos de la fiesta de fin de año como los libros contables debido a que los usuarios tienen todos estos elementos dentro de los mismos repositorios y, al final, lo más importante es simplemente tener los archivos a salvo.

 ¿Cómo se ha resuelto esto?

Normalmente las compañías usan un método de almacenamiento en servidores, valiéndose de discos de rendimiento confiable, que manejan paridad pero no dejan de ser tecnologías muy costosas, ya que comprometen muchos recursos tanto de espacio como de dinero.

A menudo los usuarios suelen pensar que estos servicios no deben ser costosos, pues tienen como referencia los dispositivos USB o los discos externos, elementos que cada vez se pueden adquirir con mayor capacidad y a precios muy bajos. Pero lo cierto es que para una compañía es necesario contar con redundancia y confiabilidad, dos características que no ofrecen este tipo de dispositivos.

Para este último problema, se ha recurrido al almacenamiento en cintas, éstas soluciones llevan alrededor de 20 años en el mercado y sus precios son asequibles, pero no permiten guardar información más de 10 años porque, después de este periodo de tiempo, puede estropearse la cinta o el robot con el que ésta se lea. Hay que incurrir en costos para adquirir el dispositivo con el que leemos la cinta, y se puede complicar la consecución de repuestos para este dispositivo, además de que su vida útil tampoco es más larga que la de las cintas mismas.

Entonces los costos de esta solución aumentan, ya que en algún momento se presenta la necesidad de migrar de un dispositivo a otro y de respaldar la información; de hecho, es probable que las cintas que se graban hoy no puedan ser leídas en 15 años.

¿Cuál es el siguiente paso?

A medida que avanza la tecnología van creciendo las nubes, éstas son provistas por grandes compañías con mucho músculo financiero que invierten en centros de datos a nivel mundial y se aprovechan de la economía de escala para mantener precios competitivos y un sistema de pagos por consumo.

Los usos de la nube son muy variados, dependen de las necesidades de cada empresa y pueden ir desde el correo electrónico hasta el desarrollo de nuevas soluciones en plataformas alojadas allí. Pero definitivamente, uno de los mejores usos que se le puede dar a esta solución es el almacenamiento de información fría, es decir, archivos que no son modificados con frecuencia pero se deben dejar alojados en algún repositorio por el bien de la organización.

Pregúntate entonces por las necesidades de almacenamiento de este tipo de información que hay existen en tu compañía ¿registros? ¿historiales? ¿proyectos? Contacta a un colaborador de SoftwareONE en el banner que se encuentra a continuación y encuentra la mejor opción en la nube.

Deja una respuesta

Eres humano? *