Software On-Premise, compras que generan costos innecesarios

mayo 5, 2016
Grupo Editorial

Autor

Grupo Editorial

Hemos comentado repetidamente en este blog la importancia de buscar soluciones híbridas para las empresas. Estas soluciones deben generarse a partir de un análisis profundo de las necesidades tecnológicas de la organización y de los costos de las diferentes opciones generarían.

A pesar de que las soluciones en la nube son cada vez mayores, la mayoría de empresas mantiene una buena parte de sus cargas de trabajo On-Premise, es decir, dentro de sus instalaciones. Esta decisión es acertada en la medida en que no esté mediada por lo que en administración se llama la falacia del costo hundido. Este concepto es usualmente denominado también la falacia del Concorde, debido a que el proyecto de construcción de éste se excedió en presupuesto y plazo, pero se llevó a cabo debido a pesar de que era sabido que no se obtendría ganancia.

¿Cuántas veces hacemos compras que nos generan más gastos que soluciones? Esta situación es muy común, tanto en la vida personal como en las decisiones empresariales que tomamos. Las adquisiciones tecnológicas de las empresas son uno de los ámbitos donde más se puede dar, debido a que muchos equipos y programas pierden vigencia con rapidez, conllevando a costos de actualización y mantenimiento que se asumen para no perder la inversión inicial que se había hecho (el costo hundido). Este argumento del tipo “ya que compramos X, tenemos que gastar en Y” conlleva por lo general a engaño de asumir gastos y molestias que en primer lugar eran innecesarios, de ahí el nombre de falacia.

En lo que a tecnología respecta ¿Cómo se puede saber si su decisión de seguir con una estructura de tecnologías On-premise (en las instalaciones) es la decisión correcta? Puedes empezar considerando los puntos a continuación:

1. Las compras

Razón emocional: Ya realizaste la inversión. Esa es tu principal razón, y puede sonar muy obvia, pero la falacia del costo hundido va más allá del dinero gastado en hardware físico: se tiene en cuenta el personal y su formación, licencias de software que puede haber comprado, así como el dinero gastado en integraciones entre otros sistemas.

Este es un argumento débil, porque el personal puede ser re-entrenado y reasignado a otras funciones más productivas, el software como servicio SaaS es a menudo más barato, y muchos proveedores ofrecen a sus clientes existentes la oportunidad de transferir algunas de sus actuales inversiones en licencias de aplicaciones a SaaS, y las integraciones a menudo también son transferibles en caso de que se requieran más.

Razón lógica: es necesario aprovechar la inversión ya que muy recientemente ha gastado dinero en mejoramiento de la infraestructura. Sin embargo, este es un terreno resbaladizo, si su organización es capaz de migrar a una oferta de nube que cubre sus necesidades, entonces debería comenzar a planificar la transición. De lo contrario va a seguir tomando la decisión emocional para mantener la actualización de su infraestructura basada en el costo hundido más reciente.

2. La seguridad

Sientes que los datos están más seguros en tu propio entorno. Este es un motivo muy común y, por supuesto, todo es totalmente relativo pues hay algunas estructuras On-premise que son tan seguras como lo pueden ser las estructuras en la nube, pero asimismo un centro de datos de nivel 4 (Tier 4) va a ser más seguro que su Data-center en las instalaciones. Entonces se hace necesario asegurarse de que el proveedor de la nube te ofrece todas las garantías de que su información estará segura.

Razón lógica: la nube no ofrece la funcionalidad que mi organización necesita. Esta es una razón lógica para permanecer en las instalaciones. Mientras que la nube ha existido desde hace mucho tiempo, las aplicaciones que se ejecutan en ella a menudo son nuevas y en ocasiones no tienen la funcionalidad necesaria para algunas empresas especializadas. En este escenario, es recomendable evaluar si  la insuficiencia en la funcionalidad requerida es mayor que los beneficios que una oferta SaaS proporciona.

3. Los costos

Motivo emocional: Tomaste la decisión de seguir con la estructura On-premise y nada ha salido mal. Un malentendido común respecto a las infraestructuras en las instalaciones es que el costo sólo llega la hora de comprar un nuevo hardware. Cuando se haga una comparación con una infraestructura de nube, se deben tomar en cuenta también los costos de funcionamiento de personal experto, copias de seguridad, electricidad, por no hablar de las cosas que rara vez son considerados como el espacio físico de la organización que ha sido tomado por los sistemas de hardware.

4. El control

Motivo emocional: Quieres mantener el control de tus sistemas. Esta razón se podría considerar lógica, pero eso es sólo debido a que algunos proveedores tienen este tipo de deficiencias en su oferta. El mejor de los proveedores de la nube te permitirá un muy buen nivel de control sobre tus sistemas, y los beneficios de actualizaciones menos complicadas sumadas a la ausencia de problemas de mantenimiento son aún mayores que cualquier pequeña pérdida de control que un buen proveedor de la nube podría presentar.

En resumen, la mayoría de las razones para no pasarse a la nube se basan en emociones más que en argumentos lógicos. Los beneficios de la nube son reconocidos, y están estrechamente relacionados con los objetivos de una empresa moderna de aumentar la agilidad, reducir los costos y promover la autonomía de las personas.

¿Quieres tener mejores herramientas para considerar tu decisión de migrar a la nube? Llena el formulario que aparece a la derecha y envíanos todas tus inquietudes.

 

Deja una respuesta

Eres humano? *